martes 24 de febrero de 2004

*
al despertarte quisiste ver la hora en los números de la balanza en la que estabas parado, y en ese ratito, pensaste que la balanza decía mal la hora, y era cierto