viernes 16 de abril de 2004

*
se considera que una persona ha entrado en picada en el ámbito psíquico cuando por ejemplo, cada día, repite en la conversación telefónica y en la misma secuencia, una serie de presuntas novedades que ha contado exactamente con las mismas palabras a cada uno de los que le hablaron cada uno de los días anteriores;
cuando esa persona es, por dar un ejemplo, un abuelo, o la madre o el padre de uno, o alguien que ha tenido autoridad o prestigio, se siente algo así como la ironía de la vida;
no resulta difícil además hacer una previsión sencilla y ponerse a uno mismo en ese lugar dentro del tiempo que haga falta, si es que no media accidente u otro evento mortal anterior que lo evite;
no es obligatorio hacer ese último papel pero no es imposible, y si nos toca actuarlo en el futuro no será necesariamente un drama, si es que por lo menos una persona le quita el dramatismo que indudablemente tiene, y nos deja pasar las cosas que tenga que dejar pasar