viernes 2 de julio de 2004

*
de vez en cuando se puede encontrar por la calle alguna madre o algún padre que llevan de la mano sin hacerle caso a un niño que llora y llora, y a veces hacen como si ese niño no estuviera llorando para nada;
cuando sucede eso, el llanto de un niño pierde sentido para todos, y lo mismo pasa cuando el llanto es simulado, que también puede suceder;
cuando pasan esas cosas uno tiende a pensar en el niño y a olvidar a los padres, que pueden estar en un mal día o en un mal año, o en una mala vida, o no saben qué hacer y están pensando qué harían sin poder llegar a saberlo jamás;
lo cierto es que ver a un niño llorando para nada y como si estuviese solo, es ver el carozo mismo del drama