martes 6 de julio de 2004

*
ese padre tenía que renovar el documento de su hijo menor, y agradeció a la Policía Federal cuatro cosas, en las tres horas y media que tuvo que esperar hasta que salieron con el trámite terminado: una lección de paciencia para ambos, el buen trato de los empleados, que siempre puede ser malo, la oportunidad de conversar padre e hijo sin escapatorias posibles de parte de ninguno de los dos, y que en la tele de la sala de espera, en lugar de propaganda de la policía que se repite infinitamente como las otras veces, esta vez hayan puesto solamente Discovery Channel