martes 30 de noviembre de 2004

*
no hay tiempo para parar y entonces no hay tiempo
*
muy a menudo las convicciones más firmes ocultan las reflexiones más breves