martes 24 de enero de 2012

*
la tristeza inevitable es un modo bastante suave para ir navegando la fatalidad inevitable