sábado 6 de octubre de 2012

*
Aquí llegamos a los límites extremos de la Humanidad, pues el que duerme deja de ser hombre social; la ley todavía le protege, pero ya no le manda. Brillat-Savarin, Fisiología del gusto; Editorial Iberia