miércoles 28 de noviembre de 2012

*
un hombre sano de noventa y un años reconocía considerarse satisfecho y dispuesto a morir en cualquier momento, y confesaba pedirle a Dios una sola cosa: morir sano