martes 25 de diciembre de 2012

*
un famoso arquitecto acaba de morir a los ciento cuatro años, pero antes de eso, se casó por segunda vez a los noventa y nueve años, y nunca se sabrá si al casarse de nuevo exploraba la felicidad o lo intolerable