viernes 4 de enero de 2013

*
hay quienes no se permiten abandonar la lucidez ni un minuto, para no tener que afrontar a su sepultada sinceridad apareciendo involuntaria y explosivamente