domingo 3 de febrero de 2013

*
ser capaces de advertir cada vez que otro es miserable con uno no nos impide para nada ser miserables con nosotros mismos