v​iernes 29 de noviem​bre de 2013​

*
​esa señora de ​ochenta y ocho​ años decía muy tranquila que no temía morir, y que no tenía apuro tampoco