​miércoles 11​ de diciembre de 2013

*
​Cuando el abuelo murió, la abuela siguió viviendo sin pretensiones. Vivir sin pretensiones significaba levantarse antes del alba, no tener tiempo libre ni rincón propio, limpiar, lavar, fregar, cortar leña, no responder cuando la sermoneaban. Viktor Shklovski, citado por /Juan Forn / http://goo.gl/phspO