28.11.2020.5

No son capaces de admirar su propia valía (…) por mantener una casa decentemente, por dominar y refrenar estados de ánimo desesperados y por ayudar a sacar adelante cada nuevo día su modesta, si bien complicada, empresa doméstica.
La fatiga del amor; Alain de Botton