31.7.2021.9

Le mandé un mensaje a mi amiga Rachel contándole que estaba triste por el gallo de Safwan, que con su canto cotidiano me había hecho feliz. Cada vez que lo escuchaba, sentía que realmente estaba viviendo en el campo (…).

No puedo ni quiero; Lydia Davis, trad. Inés Garland