miércoles 9 de abril de 2008

*
a veces violar las leyes es imprudencia, y a veces no violarlas es imprudencia también
ya que ésa es una cuestión que depende del calibre de las personas, del calibre de las circunstancias
y muy especialmente del calibre de las leyes