14.11.2021.3

Era Ling. (…)

Wang-Fo le dijo dulcemente sin dejar de pintar:

—Te creía muerto.

—Si usted seguía vivo —respondió—, ¿cómo hubiera podido morir?

Cómo se salvó Wang-Fô, de Marguerite Yourcenar

https://www.zendalibros.com/como-se-salvo-wang-fo-de-marguerite-yourcenar/