sábado 27 de septiembre de 2008

*
cambiando de idea con frecuencia se consigue que viviendo en el arrepentimiento
no tengamos ya que arrepentirnos de nada