viernes 12 de septiembre de 2003

*
la palabra, cuando está de acuerdo con el sentimiento, la idea y el gesto, puede decir lo suyo, mejor o peor,
y el hecho se hace entender tan bien o mejor que la palabra, cuando llega el tiempo de hacer o de no hacer