jueves 18 de septiembre de 2003

*
la gente puede ser la mar de cuidadosa, sin poder evitarse nada; porque sean cuales fueren las intenciones de las personas, hay muchos acontecimientos que están ocurriendo todo el tiempo por sí mismos allí afuera sin pedirle permiso ni deberle nada a nadie