martes 10 de enero de 2002

* Hay dos momentos difíciles (…) El primero es perseverar en la disciplina, lo que requiere esfuerzo. El segundo, que requiere un esfuerzo tal vez mayor, es no quedar atrapado en la disciplina. Si somos esclavos de nuestras "ganas", o quedamos esclavos de la disciplina, de una forma o de otra, no seremos libres, seremos […]