viernes 15 de febrero de 2002

* Mi madre es una persona sumamente insistente. Y en medio de necesidades de lo más imperiosas, pone su atención en detalles que a cualquier otra persona pudieran parecerles insignificantes. También es muy estable en sus preferencias, lo cual, unido a su insistencia, la hace verdaderamente temible. El caso es que cambió el año, y […]