©nadakedecir*

| bienvenidos | editor: nadakedecirnet@gmail.com

| suscripción por RSS
| twitter.com/#!/nadakedecirnet
| ©nadakedecir* se publica bajo esta licencia de Creative Commons



15.1.2020.13

El mundo sigue girando. Nada importa mucho, ¿no? Me refiero a importar de verdad. Sin embargo a veces de pronto, durante apenas un segundo, se te concede la gracia de creer que sí, que importa muchísimo.Manual para mujeres de la limpieza; Lucia Berlin

15.1.2020.12

Willie dijo que le había gustado Europa porque allí la gente blanca era fea. Carlotta no entendía a qué se refería, hasta que se dio cuenta de que la única gente que ven los borrachos solitarios es la de la televisión.Manual para mujeres de la limpieza; Lucia Berlin

15.1.2020.11

Caminamos al ritmo de sus largas zancadas siguiendo las roderas de los tractores.—Joder —dijo—. Ha sido escalofriante.—Y tanto. Imponente como escuadrones abanderados. Eso es de la Biblia.—¿No me digas, profesora?El chico ya apuntaba maneras.Manual… ; Lucia Berlin

15.1.2020.10

Dejé lista la masa para las tortitas, di de comer a los perros y los gatos y a la cabra, Rosie. ¿Teníamos también un caballo? En tal caso, me olvidé de darle de comer.Manual para mujeres de la limpieza; Lucia Berlin

15.1.2020.9

aún añoro al viejo doctor Bass. Cuando Ben era bebé lo llamé para preguntarle cuántos pañales debía lavar de golpe. Uno, me dijo.Manual para mujeres de la limpieza; Lucia Berlin

15.1.2020.8

Vivíamos en una vieja casa de campo, cerca del río. Marty y yo acabábamos de divorciarnos, fue mi primer año dando clases, mi primer trabajo. Ocuparse sola de la casa tenía lo suyo. Goteras en el tejado, la bomba quemada; pero era una casa grande, preciosa.Manual/LBerlin

15.1.2020.7

once años (…).La verdad es que yo no sabía nada sobre atracción sexual. El sexo en sí parecía guardar cierta relación con la locura. Los gatos se ponían como locos, por lo menos, y todas las estrellas de cine tenían un aire demente.Manual para…; Lucia Berlin

15.1.2020.6

Me atraganté y se me saltaron las lágrimas. Mamie sonrió y me pasó un pañuelo de hilo perfumado, y le susurró a la señora Snowden, que movía la cabeza con impaciencia.—No le hagas caso… Quiere hacerse notar.—Porque el Señor al que ama castiga.Manual…; Lucia Berlin

15.1.2020.5

El motor era tan silencioso que apenas parecía que nos estuviéramos moviendo. ¿Nos movíamos? La señora Snowden no pasaba, o no podía pasar, de veinte por hora.Manual para mujeres de la limpieza; Lucia Berlin

15.1.2020.4

En aquella época me mordía mucho las uñas, y el tacto del terciopelo mohoso polvoriento (…). Me dio dentera, qué repelús. Me estremecí como si hubiera tocado sin querer la piel apelmazada de un gato muerto.Manual para mujeres de la limpieza; Lucia Berlin