©nadakedecir*

| bienvenidos | editor: nadakedecirnet@gmail.com

| suscripción por RSS
| twitter.com/#!/nadakedecirnet
| ©nadakedecir* se publica bajo esta licencia de Creative Commons



14.1.2021.12

-Por cierto no tenía por qué cumplir servicio militar, estaba exento (…) padecí un accidente automovilístico circulando a más de 170 kilómetros por hora. (…) -Eso le pasa por (…) ser temerario (…). No, (…) Tito Maciá cuenta su mili, parte 2https://nadakedecir.net/archives/38377

14.1.2021.11

El astrólogo Tito Maciá, que cuenta su mili, parte 2 Veo que no me levantan la censura, no me queda más remedio que contaros mi servicio militar, confío en que sea un buen revulsivo para supliquéis a los de Facebook que por favor me levanten la censura, y volvemos a las alfombras mágicas y a […]

14.1.2021.10

Siempre está lejos la ciudad y esa sensación de lejanía desde tan cerca es inolvidable. Se ven los edificios y las plazas y las avenidas y se ve el suburbio que declina hacia el oeste hasta perderse en el campo.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia

14.1.2021.9

No es un mapa, ni una maqueta, es una máquina sinóptica; toda la ciudad está ahí, concentrada en sí misma, reducida a su esencia. La ciudad es Buenos Aires pero modificada y alterada por la locura y la visión microscópica del constructor.Prólogo. El último lector; R. Piglia

14.1.2021.8

Russell cree que la ciudad real depende de su réplica y por eso está loco. Mejor dicho, por eso no es un simple fotógrafo.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia

14.1.2021.7

Russell (…) Ha alterado las relaciones de representación, de modo que la ciudad real es la que esconde en su casa y la otra es solo un espejismo o un recuerdo.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia

14.1.2021.6

Entre las barrancas que se ven desde el río y los altos edificios que forman una muralla en la frontera norte persisten los rastros del viejo Buenos Aires, con sus tranquilos barrios arbolados y sus potreros de pasto seco.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia

14.1.2021.5

El hombre ha imaginado una ciudad perdida en la memoria y la ha repetido tal como la recuerda. Lo real no es el objeto de la representación sino el espacio donde un mundo fantástico tiene lugar.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia

14.1.2021.4

La construcción solo puede ser visitada por un espectador por vez. Esa actitud incomprensible para todos es, sin embargo, clara para mí: el fotógrafo reproduce, en la contemplación de la ciudad, el acto de leer.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia

14.1.2021.3

(…) la contemplación de la ciudad, el acto de leer. El que la contempla es un lector y por lo tanto debe estar solo. Esa aspiración a la intimidad y al aislamiento explica el secreto que ha rodeado su proyecto hasta hoy.Prólogo. El último lector; Ricardo Piglia