©nadakedecir*

| bienvenidos | editor: nadakedecirnet@gmail.com

| suscripción por RSS
| twitter.com/#!/nadakedecirnet
| ©nadakedecir* se publica bajo esta licencia de Creative Commons



13.7.2021.18

Los médicos, los curas y los novelistas conspiran para presentar la vida humana como una historia que avanza hacia una conclusión con sentido. (…) Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea

13.7.2021.17

(…) Diligentemente, dividimos la vida en secciones, así como a los historiadores populares les gusta dividir un siglo en decenios y atribuir a cada uno un carácter espurio. (…) Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea

13.7.2021.16

(…) Cuando yo era niño, la edad adulta parecía un estado inaccesible: (…) y sin embargo llegó, aunque no se la vivía desde dentro como parecía desde fuera. Tampoco parecía ningún logro. (…) Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea

13.7.2021.15

(…) la edad adulta (…) Tampoco parecía ningún logro. Más bien parecía una conspiración: fingiré que eres un adulto si tú finges que yo lo soy. (…) Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea

13.7.2021.14

(…) Después, cuando somos adultos reconocidos (o por lo menos no nos han calado), avanzamos hacia un estado más lleno y maduro en que el relato se ha justificado a sí mismo (…) Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea

13.7.2021.13

(…) Después, (…) ¿cuántas veces se sostiene la metáfora de la fruta? Es tan probable que acabemos siendo frutas caídas, agriadas, secas o marchitas por efecto del sol, como que nos ufanemos de haber alcanzado la madurez. Nada que temer; Julian Barnes; Trad. Zulaika G.

13.7.2021.12

Mi abuelo (…) sólo tenía dos chistes (…). El primero (…): «Nos casamos el día en que estalló la guerra» (pausa seria), «¡y desde entonces siempre ha habido guerra!». (…)Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea https://nadakedecir.net/archives/41309

13.7.2021.11

Mi abuelo, Bert Scoltock, sólo tenía dos chistes en su repertorio. El primero se refería al día de su boda con mi abuela, el 4 de agosto de 1914, y por tanto llegaba con medio siglo de repetición (y no de afinamiento): «Nos casamos el día en que estalló la guerra» (pausa seria), «¡y desde […]

13.7.2021.10

(…) expresiones competentes, aunque rutinarias, del barroco. Pero yo había querido que lo fuesen; cuanto más ordinarios los cuadros, tanto mejor la historia. (…) Nada que temer; Julian Barnes; Traducción: Jaime Zulaika Goicoechea

13.7.2021.9

Para los jóvenes —y en especial para un joven escritor—, el recuerdo y la imaginación son muy distintos (…)Para el joven escritor será un quebradero de cabeza ensamblar estos tipos distintos de veracidad, (…) Nada que temer; Julian Barnes; Trad. J. Zulaika Goicoechea