©nadakedecir*

| bienvenidos | editor: nadakedecirnet@gmail.com

| suscripción por RSS
| twitter.com/#!/nadakedecirnet
| ©nadakedecir* se publica bajo esta licencia de Creative Commons



31.8.2021.9

El policía se encogió de hombros. Todos los policías se encogieron de hombros. Los bosques se encogieron de hombros y el firmamento se encogió de hombros. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.8

Aún le quedaban la vida y la salud. Su cerebro se había atascado varias veces, pero aún era un cerebro y funcionaba. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.7

Todo esto era para él tan inalcanzable como la luna, y a veces le parecía que la luna sacudía su gran cabezota perlada y le decía que era imposible, que más le valdría olvidarlo todo y dejar de atormentarse. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.6

se acercó a la ventana y miró al exterior. El río Este era un trémulo resplandor negro y las luces, puntas de lanza que horadaban una noche que ardía sin llama. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.5

y no le valía de nada pensar que sufría lagunas mentales. Una laguna en la memoria podía ser útil para provocar risas en el tribunal, pero resultaba muy inconveniente para cualquier otro fin. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.4

—Me permiten que lo haga a mi manera —comenzó—. Si lo estropeo, es culpa mía, mía y de nadie más. Estoy seguro de que sé lo que hago, pero no soy infalible. Ningún hombre lo es. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.3

Miró al exterior y vio que el firmamento estaba tomando un tono entre naranja y morado, encendiéndose en ese feroz y frenético resplandor que trata en vano de conquistar el crepúsculo. El anochecer; David Goodis, Traducción: Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.2

(…) ignoraban dónde vivía. O, para expresarlo de otra manera, ignoraban dónde se escondía. Era razonable enfrentarse abiertamente a un hecho como este, pues había una gran diferencia entre un hogar y un escondite. El anochecer; David Goodis, Trad. Jorge Luis Mustieles

31.8.2021.1

(…) Se dio cuenta de que estaba sonriendo abiertamente. (…) empezó a asustarse un poco. Sonreír en un momento así era algo erróneo, irrazonable. Y lo irrazonable del asunto armonizaba muy bien con sus restantes actos irrazonables. El anochecer; Goodis, Trad. Mustieles

31.8.2021

uno puede llegar a creerse preparado para joderse, tal vez, en general, eventualmente en algún momento; pero no se sentirá preparado en particular para joderse en eso específico en lo que llegado su momento le toca joderse