sábado 13 de marzo de 2004

*
cuando las sociedades dejan librados a sus miembros a la suerte, deberían saber que en realidad los dejan librados a su mala suerte