m​iércoles 23 de octubre de 2013​

*
​Los británicos, que aman a los perros, suelen dedicarles sus libros, lo que es sin duda de una estupidez inolvidable, como las que rezan "in memoriam". Los muertos y los perros no pueden leer. Hasta ahora. /Guillermo Piro