​mi​é​rcoles 20 de ​noviembre de 2013​

*
​e​se abogado contaba que en uno de sus primeros casos, su testigo, -falso por supuesto​- ​recitaba perfectamente lo que debía decir, hasta que se emocionó por lo bien que venía, y largó: "¡y esto sí que es verdad!"