domingo 29 de agosto de 2010

*
debiera haber algún balance posible entre las cosas hechas decididamente mal que salieron bien;
y las cosas hechas decididamente bien que salieron mal