4.8.2021.3

[1018] «(…) Almafuerte (…) vivía frente a un prostíbulo; y que si veía a las pupilas al pasar, quitándose el sombrero, las saludaba: —¡Buenos días, señoras putas! Y (…) para Navidad les mandaba pan dulce y vino francés de regalo». <<

(del libro “Borges”, de Bioy)