lunes 5 de mayo de 2003

*
podemos perder la calma con razón suficiente o sin ella y creamos un remolino en el que los demás tienen que navegar, tratando de no perder la calma a su vez