sábado 2 de febrero de 2002

* Pensemos que somos libres para pensar. * Se estrujó, se exprimió hasta que no quedó una sola gota de sí mismo. Y después de eso, en medio del agotamiento infinito, le asombró encontrar algo, completamente seco. Con ese algo, casi nada, pudo empezar otra vez. * Conocí a un señor que dijo: Lo que […]