viernes 5 de octubre de 2012

*
El hombre no puede permanecer en actividad indefinida; la Naturaleza le destinó solo una existencia intermitente (…) Brillat-Savarin, Fisiología del gusto; Editorial Iberia